Saltar al contenido
El Mundo del Autismo

Inicio

Inicio
5 (100%) 1 voto

El autismo explicado en 5 ideas

El concepto de autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno del desarrollo que se manifiesta precozmente, durante los tres primeros años de vida y que comporte alteraciones en las interacciones sociales, la comunicación y el lenguaje y en la flexibilidad de conductas, intereses y actividades. Son varios los síntomas o hechos que pueden ser indicativos de TEA .

El concepto de autismo ha ido evolucionando a lo largo de las últimas décadas desde su inclusión como trastorno del desarrollo en el DSM-III en 1980. Este trastorno en el desarrollo no tiene porqué ser profundo, ni generalizado en todos los aspectos del desarrollo. Por eso el concepto trastornos del espectro autista agrupa a un conjunto de trastornos del desarrollo que se manifiestan en diferentes áreas con mayor o menor incidencia. La prevalencia de los trastornos del espectro autista no es para nada infrecuente pues abarcan entre el 1 y el 2,6 por 1000.

¿Enfermedad o trastorno?

No podemos hablar de la enfermedad del autismo. En primer lugar, porque no existe una causa etiológica a la que podamos atribuir el desencadenamiento de cierta colección de síntomas. Además, en el ámbito de colectivos y organizaciones que promueven la difusión del conocimiento sobre el TEA y con ello su normalización y la eliminación de los estigmas todavía comunes hacia el autismo, están introduciendo el concepto de condición del espectro autista, para dar a entender que es una condición que presentan algunas personas casi como un rasgo más de su personalidad o de su forma de entender el mundo y comportarse en él.

¿A qué se hace referencia al hablar de espectro?

Se hace referencia al espectro autista para abarcar un conjunto de trastornos del desarrollo que tienen unas ciertas características comunes. Es más, existen diferentes tipos de autismo. El concepto de autismo esta en desuso porque es muy genérico e inespecífico. El espectro autista pues abarca una serie de ámbitos del aprendizaje, la comunicación y los intereses o conductas de distinta forma y en destino grado que se ven acentuadas por factores ambientales como la posición socioeconómica, el entorno afectivo, la salud general y la propia mediación. Por eso, a lo largo de la historia del autismo se ha tendido a buscar un concepto que abarque lo mejor posible todo el abanico de manifestaciones del autismo.

 La comunicación cuando se tiene TEA

En lenguaje y la comunicación en el autismo presentan, en algunas ocasiones, deficiencias que pueden ser persistentes o pasajeras. Hay mucha literatura científica sobre el lenguaje y la comunicación en personas con condición del espectro autista.

Existen muchas hipótesis sobre la forma en que se adquiere el lenguaje materno a lo largo del desarrollo cognitivo. Se está produciendo un gran desarrollo en el fomento de la comunicación en el autismo.

En la infancia las áreas del cerebro encargadas de interiorizar el lenguaje pueden verse afectadas por el TEA, sin embargo, involucrando en el aprendizaje del lenguaje otras áreas se puede sortear esa dificultad para que el desarrollo cognitivo no se vea desfavorecido por este trastorno.

La relación entre autismo y el comportamiento del que lo sufre

La relación entre autismo y comportamiento no puede analizarse de forma descontextualizada del entorno afectivo y socioeconómico de la persona. Así como no puede aislarse del tratamiento farmacológico de la persona afectada, ni de su alimentación y su salud general.

Muy a menudo, diferentes comportamientos de una persona diagnosticada como afectada por un trastorno del espectro autista, tiene comportamientos antisociales derivados de la falta de integración en un entorno social hostil, que estigmatiza a la persona autista y le pone obstáculos para facilitar el desarrollo de habilidades comunicativas y sociales que ya le cuesta más adquirir debido al sistema educativo y al entorno socioeconómico. Este es solo un ejemplo de algunas variables contextuales que pueden afectar al comportamiento de una persona con autismo.

Otro ejemplo puede ser la influencia del tratamiento farmacológico al que se somete al paciente. Una inadecuada prescripción de medicamentos puede acentuar ciertos síntomas en lugar de atenuarlos.

Las habilidades sociales del autista

Las habilidades sociales del autista ni se ven socavadas ni potenciadas por el trastorno del espectro autista. Es más bien la forma de socialización y el método educativo las que más influyen en el desarrollo de las habilidades sociales y comunicativas de una persona con autismo.

En el autismo se ven alteradas ciertas áreas del cerebro, lo cual no constituye un límite cognitivo. Solamente significa una diferencia en la forma de estructurar la información y el acceso a la misma. Es preciso, en este momento, hacer referencia, por ejemplo, al asperger. Por ello, con una adecuada educación se puede adquirir la misma competencia que una persona neurotípica.

Si quieres conocer más sobre autismo, ponte en contacto con nosotros